viernes, 19 de marzo de 2010

¿CÓMO FLOTA LA PLASTILINA?




Hemos llenado un barreño con agua. Hacemos dos bolas de plastilina. Cogemos una de las bolas y preguntamos qué va a pasar si la arrojamos al barreño con agua. Las respuestas son diversas: "se va a deshacer", "el agua se coloreará", "saldrá burbujas", "se hunde", "la plastilina se ablandará", "la bola se pondrá más dura"... Echamos la bola y comprobamos que se hunde.
Cogemos la otra bola de plastilina y preguntamos qué podemos hacer para que no se hunda y flote.
Las respuestas son diversas: "cogemos un trocito de madera, la montamos y ya no se hunde" (comentamos que no podemos utilizar otros materiales), "echamos sal al agua" (seguimos insistiendo que no podemos utilizar otros materiales), "hacemos bolitas más pequeñas y ya no se hundirán" (cogemos un trocito de la bola, hacemos una bolita y la echamos al agua... pero también se hunde), "hacemos un hueco a la bola" (Esta respuesta se acerca a la solución: con la bola de plastilina modelamos una barca, la metemos en el agua y observamos que...¡ flota !
CONCLUSIÓN: El agua empuja hacia arriba todos los objetos que se introducen en ella. La fuerza de este empuje es igual al peso del agua que el objeto desaloja al sumergirse. Por eso para que un objeto flote, su peso debe ser menor al agua desalojada. Hace 2.200 años arquímedes fue el primero en hablar del empuje del agua. Los ingenieros navales son capaces de hacer que floten barcos de acero porque conocen a la perfección el PRINCIPIO DE ARQUÍMEDES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada